La Llegada de Eleazar López y el Retrato del Libertador - #Tochadasnet

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

HISTOCHADAS > Agosto-Septiembre
 


La Llegada de Eleazar López
y el Retrato del Libertador

    En el salón Sol del Perú del Palacio de Miraflores hay un extraordinario retrato de Bolívar pintado por Tito Salas, el pintor de la epopeya. En 1936, este cuadro significo una de las lecciones políticas más edificantes que se han dictado en el viejo Palacio de Miraflores.

   Muere Gómez, el general López Contreras llega a Caracas, a las pocas horas va al panteón Nacional, pasa por la cancillería y se dirige a Miraflores. Cuando entra en el despacho del difunto presidente, encuentra un cuadro que representaba al general Gómez a caballo, entonces López Contreras le dice al doctor Victoriano Márquez Bustillos, su secretario "el general Gómez ya no debe permanecer en Miraflores. En el despacho del Presidente de la Republica  debe de estar el retrato de Simón Bolívar. Así que me llaman a Tito Salas para que haga el mejor Bolívar que haya pintado en su vida y desterramos el personalismo del palacio". De esa forma, Gómez, poco tiempo después de muerto o quizás pasadas 22 horas, abandono para siempre el Palacio de Miraflores. Esta lección política que dio López Contreras conmovió a todo el país. Tito Salas comenzó a dibujar al Libertador y uso como modelo a De la Concha, un viejo cronista de la ciudad de Caracas, quien era un extraordinario jinete.
    Cuando López llego a Caracas, después de muerto el general  Juan Vicente Gómez, causo conmoción en el país. Hasta entonces los grandes recibimientos multitudinarios en la capital Venezolana se limitaban a dos: la llegada de Juan Belmonte , quien lanzo a la calle a más de veinte mil personas ; y la de Carlos Gardel , quien llevo más o menos  a treinta mil personas  cerca del hotel Majestic para vitorearlo. Lo insólito fue que la llegada del general , quien era joven para esos momentos, un avión militar voló por la ciudad; ese monoplano comenzó hacer piruetas: subía y se lanzaba en picada y la gente vio como desde el avión se desprendía miles y miles de hojas que decían: "el general Eleazar López Contreras, encargado del  poder  Ejecutivo, saluda al noble  pueblo de Caracas y le pide a los hombres y mujeres de la capital que permanezcan en sus hogares o entregados a sus quehaceres habituales. Hoy estaré con Ustedes".

      Pues bien, en efecto, a las pocas horas llego López Contreras, la gente salió a las calle, se lanzo por la avenida San Martin. El carro llego hasta la plaza Miranda, allí no se desvió para Miraflores como era lo esperado, sino que se fue al Panteón Nacional. Ante la tumba del padre de la Patria, el General hizo este juramento  "Este gobierno no tendrá partidos, este gobierno no tendrá preferidos, este será un gobierno que se basa en los postulados del  Libertador Simón Bolívar". De allí partió a la Casa Amarilla y en el mismo balcón donde Madariaga movió el dedo para decir que no, y así consumar el primer golpe de estado en la historia de Venezuela, Contreras  aseguro "Pueblo de Caracas, Muerto El General Juan Vicente Gómez, aquí vamos a  instaurar una democracia con orden y con respeto, solo les pido calma y cordura". López Contreras sonrió, vio al doctor Márquez Bustillos y le dijo "Los Caraqueños no son tan malos como decía mi General Juan Vicente Gómez".
    El Pueblo, por primera vez, veía al Presidente de la Republica de cerca, sin escoltas, y fue cuando las mujeres comentaron "Pobrecito el  Presidente, ¿Sera que está enfermo?". Vean ustedes que se ve flaquito y delgado y camina con un lomito y no es tan viejo. Sin embargo, observo alguien: "fíjate como habla, tiene una voz de bajo profundo, dijo calma y cordura con un tono muy ronco". Desde allí empezaron a llamarlo el Ronquito. Así es la mamadera de gallo criolla.

Fuente: Asi son las cosas de Oscar Yanes


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal